Marzas

Antiguo ritual de despedida del Año Viejo y salutación del Año Nuevo que desde tiempos inmemoriales se ha venido escenificando en España en las últimas jornadas del mes de Febrero, tras los Carnavales, y en las primeras del que antaño fuera el primer mes del año: Marzo.

cartel - copiaDesde el año 1999, el grupo de Coros y Danzas Besana lleva celebrando el Canto de las Marzas cuya antigüedad se pierde en la noche de los tiempos, no faltando investigadores que la postulan como la más antigua de cuantas se han conservado en nuestro país. No en balde, lo que se canta y se rememora en esas coplas que se entonaban a la media noche, es el momento supuesto en que había nacido la vida sobre nuestro planeta. Como se suponía que la vida había nacido en la época del año en que comienzan a apuntar los primeros brotes de la primavera, de ahí nacería la costumbre de celebrar el inicio del año en los últimos días de Febrero y primeros de Marzo, reuniéndose las gentes de nuestros pueblos y ciudades en las Plazas Mayores, con el fin de cantar las viejísimas coplas marzeras frente al edificio del Ayuntamiento y contando con la preceptiva compañía de una hoguera, indispensable por otra parte en esta época del año. Nosotros la hemos tenido que sustituir por unas velas.

En la tradición originaria, la fiesta de las Marzas se celebraba en torno a un gran árbol que preceptivamente ocupaba el centro de nuestras Plazas Mayores y que se adornaba al efecto, con flores, el marzandrón.

Aunque totalmente olvidado su origen y significado, el hoy recuperado canto de las Marzas ha pervivido en Castilla y León y en Cantabria desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días.